Algunas claves para tratar de ahorrar en vacaciones

Se aproxima el mes de agosto. Para muchos, es el mes en el que se suelen disfrutar más vacaciones, época del año en la que el riesgo de que aumenten los gastos es más elevado, por viajes u otras circunstancias excepcionales (estancias en lugares no habituales, mayor tiempo de ocio, compras). Vamos a ofrecerle algunas claves para intentar que todo quede ‘bajo control’ y no se disparen los gastos.

En primer lugar, elabore un presupuesto e intente ceñirse a él. No se trata de eliminar la flexibilidad, pero sí de tener en la cabeza cuál es el límite de gasto personal o familiar.

Si recurrimos a los ahorros que hayamos podido destinar a lo largo del año a las vacaciones, no habrá problema, pero si se necesita algún tipo de financiación, tiene que ser una operación ‘controlada’ en cuanto al futuro pago de las cuotas de préstamos o tarjetas, es decir, que se tenga contemplado esa nueva carga en el presupuesto anual.

Aparte de un presupuesto global, cuidar los pequeños gastos del día a día. Si se prefiere el dinero en efectivo, llevando el que esté previsto gastar más un pequeño margen de seguridad. Y si se usan tarjetas, vigilando a través de la aplicación o Banca por Internet los movimientos y los límites.

Recientemente tratamos en el blog el tema de los alquileres. Los consejos relativos a la búsqueda y comparación de alternativas son válidos también para estancias de otro tipo, como hoteles, campings u otros establecimientos. También para los billetes en caso de viaje. Invertir tiempo en la búsqueda de la opción más barata y razonable nos resultará rentable. Hay portales especializados que nos ofrecen herramientas e información para saber los mejores momentos para cerrar las reservas.

Para viajes al extranjero, sobre todo si se va a utilizar moneda diferente al euro, lo ideal es estudiar las alternativas de cambio, para ver la que más interese o tenga menos comisiones. De igual forma, hay que informarse sobre tarifas por el uso de tarjetas, en pagos o disposiciones de efectivo en redes de cajeros ajenas.

Y finalmente, aunque no sea propiamente un ahorro de verano, sí se puede contemplar en este mes el adelanto de algunos gastos más propios del comienzo de curso, especialmente si hay ofertas.