¿Cómo aprovechar la tecnología para desarrollar el talento?

El desarrollo imparable y cada vez más rápido de las nuevas tecnologías, desde la perspectiva del mundo laboral, supone un importante reto por la necesidad de formación y adaptación continua. Pero a la vez que es un reto, es una gran oportunidad para el desarrollo personal,  y no solo en el ámbito cercano, sino a nivel de un mercado de trabajo global.

Para algunas personas, de mayor edad, el momento es de transición entre lo que conocieron en sus inicios de sus carreras profesionales y todo lo nuevo que ha venido llegando, especialmente de la mano de Internet, que ha eliminado fronteras espacio-temporales. Para los nativos digitales, se trata de potenciar el uso y aprovechamiento de las herramientas que siempre han conocido, sin olvidar la mencionada y necesaria puesta al día.

Damos por hecho que, con vistas al desarrollo profesional, hay que integrar la tecnología en el día a día, considerando su importancia pero intentando a la vez evitar que se convierta en una obsesión o dependencia. No hay que olvidar que, cuando hablamos de tecnología, nos estamos refiriendo en la mayor parte de los casos a herramientas, no a la base de los conocimientos profesionales que, en cada área, cada persona haya podido adquirir.

El crecimiento exponencial de la capacidad de comunicación es una de las principales claves. Se abre, desde una simple pantalla de ordenador o móvil, una ventana al mundo entero. Por este motivo, es muy conveniente desarrollar las habilidades comunicativas y conocer a fondo, con sus peculiaridades, las herramientas que están a nuestro alcance para ‘vender’ nuestro talento.

Para ello, la ‘marca personal’ que hayamos ido trabajando será un factor fundamental. El objetivo debe ser, en este sentido, dar visibilidad al propio valor diferencial, basado en los talentos y habilidades. En esta tarea son de gran utilidad las redes sociales, tanto las de carácter más profesional (LinkedIn) como otras más puramente informativas o lúdicas (Twitter, Facebook, Instagram). No hemos mencionado todavía los blogs o YouTube, canales a través de los que encontramos muchos y exitosos ejemplos de desarrollo de ‘marca personal’.

En el otro sentido de la comunicación, encontramos una inabarcable cantidad de información a nuestro alcance que podríamos utilizar para ampliar formación y conocimientos. Precisamente por ese factor cuantitativo, es importante desarrollar una capacidad crítica y de selección para quedarnos con lo útil y de verdadero valor.

Para concluir, recordamos dos actitudes que son necesarias en el uso de las nuevas tecnologías para el desarrollo del talento: la motivación y la innovación constante.