El nuevo canon digital podría incrementar el precio de los móviles y discos duros

El borrador de un nuevo Real Decreto que regulará el nuevo canon digital podría incrementar el precio de distintos aparatos electrónicos, entre los que se encuentran los móviles o los discos duros, que sumarán un coste adicional de entre 1,1 y 12 euros.

Ya que todavía se trata de una primera propuesta, es posible que sufra modificaciones o que al final no se incluyan estos aspectos en el documento final, basado en el modelo de precios de una orden ministerial del canon digital de 2008. Además, habrá que discutir nuevas formas de almacenamiento que en ese año todavía no existían, como pueden ser el almacenamiento de información en la nube.

Pero, ¿en qué consiste exactamente el canon digital o canon por copia privada?

Se trata de una tasa que se aplica a distintos medios de grabación, cuya recaudación se reparte entre los autores, editores, artistas y productores como compensación a las posibles copias ilegales que pueden realizarse de su trabajo, ya que incumplen la normativa del derecho de autor.

Los músicos, actores y escritores están contentos con este primer borrador de la norma, que supone regresara un modelo similar al que se aprobó hace unos años y que desapareció hace cinco años.

Móviles, CD y memorias externas los principales afectados

Además de los smartphones que permitan reproducir música, vídeos y textos, el borrador  incluye otra serie de dispositivos portátiles que tendrían un coste extra de algo más de tres euros por cada unidad.

En la lista también se incluyen los CD, regrabables o no, y los DVD, con un coste de 0,17 euros y 0,44 euros cada uno, las memorias USB (gravadas con un coste adicional de 30 céntimos de euro por unidad) y equipos que permitan realizar copias, imprimir o escanear (con 7,95 euros la unidad).

Sin embargo, estos precios son orientativos y deberán ser negociados por las empresas tecnológicas y los encargados de gestionar la propiedad intelectual. Por este motivo es posible que el borrador, que actualmente está en manos de la Agencia Digital y tiene que pasar por el ministerio de Economía, salga publicado sin los precios definitivos y que se definan más adelante.