¿Cómo afecta el Brexit a los residentes británicos en España?

Las consecuencias del cada vez más próximo Brexit no se centran solamente en nuestros  conciudadanos que viven en el Reino Unido, sino también en los más de 250.000 británicos que viven en España. Esta parte de nuestra población que tiene trabajo, empresas o, simplemente, están retirados aquí, consume nuestros productos y paga impuestos.

El Brexit podría suponer un cambio de vida radical para muchos de ellos y una pérdida importante en nuestra economía cuya aportación se sitúa en los 24.000.000.000 € a día de hoy.

Enumeramos a continuación algunas posibles consecuencias del Brexit para los británicos residentes en nuestro país.

Sistema sanitario: los británicos en España tienen acceso a nuestro sistema de sanidad. Aparte de ser gratuito, España cuenta con uno de los sistemas sanitarios más avanzados del mundo superando a la NHS británica. Es por esta cuestión fundamental por la que muchos británicos de la tercera edad eligen jubilarse en España, conjuntamente con el buen tiempo. A partir de entonces, muchos de ellos  tendrán que pagar por el servicio sanitario al no poder beneficiarse de las ventajas que, en este sentido, otorga la pertenencia a la Unión Europea.

Roaming:   las limitaciones al roaming en la Unión Europeano serán efectivas para muchos británicos, que volverán a pagar la tarifa normal para hacer llamadas entre países. Las familias de los residentes en España tendrán que soportar estos costes.

Pensiones: la gran parte de los británicos residentes en España están jubilados y cobran su pensión en Reino Unido,por lo que podrían verse perjudicados por la eliminación de la libertad de circulación de capitales. Además, la tercera edad británica instalada en España, atrae a familias enteras en época de verano: sin ellas aquí, nuestros resultados turísticospodrían verse resentidos por la disminución del flujo de visitantes procedentes de las islas británicas.

La educación: en España hay un gran número de estudiantes británicos estudiando la lengua Española y reforzando su conocimiento de nuestra cultura y historia. Tras el Brexit estos estudiantes serán una de las partes más afectadas de nuestra sociedad. Con programas de Erasmus en juego y otros programas educativos ya planeados y financiados, hay una gran incertidumbre sobre la posibilidad de seguir ejerciendo este tipo de actividades educativas, ya que se impondrían los visados y los precios se dispararían.

Es muy probable que tanto la UE como cada uno de los estados miembros, de forma bilateral, adopten medidas para hacer que el cambio sea lo más leve posible, firmando tratados por los cuales se pueda seguir operando de forma similar. Igualmente, de forma individual, los afectados están buscando la manera más adecuadas para afrontar esta situación. Muchos de ellos echando un vistazo a la posibilidad de adquirir la doble nacionalidad o mudarse a otros países de la “Commonwealth”.

De las negociaciones sobre el Brexit saldrán una serie de decisiones en las que está por ver si seconsigue una relación flexible y colaboradora, para mantener gran parte de las ventajas y los logros de convivencia que teníamos hasta ahora.