Cambio de divisa

CAMBIO DE DIVISA

Denominamos cambio de divisa (o moneda) a cualquier operación por la que un billete, cheque, depósito, préstamo o cualquier otro producto financiero o método de pago, pasa de ser expresado en una determinada divisa a estar en una divisa diferente.

 

Básicamente, consiste en la compraventa mediante el intercambio de valor de billetes extranjeros. Por ejemplo, si usted va a viajar a EEUU desde España, deberá de hacer un cambio de divisa de Euros a Dólares.

Cada divisa tiene su propia unidad monetaria, que es representada como moneda. Pero ésta se convierte en una divisa cuando representa una función financiera en otro país diferente.

Los billetes no son considerados divisas, porque no pueden ser utilizados para realizar transacciones en el mercado de divisas.

 

¿Dónde se puede realizar un cambio de divisa?

 

Los cambios de moneda se pueden realizar en:

 

  • Entidades bancarias: aquí, podrá hacer cualquier cambio de divisa o de billetes, contratar préstamos en moneda extranjera o si lo prefiere, hasta abrir una cuenta en moneda extranjera.
  • Establecimiento de cambio de moneda: podemos encontrar diferentes formas de realizarlo:
    • Los autorizados sólo para comprar billetes extranjeros o cheques de viajero con pago en euros.
    • Los autorizados también para vender billetes extranjeros o cheques de viajero.
    • Los que además, pueden hacer transferencias con el exterior.

 

Tipos de divisas

 

Existen dos tipos de divisas: las convertibles y las no convertibles.

 

Divisas convertibles: son aquellas divisas que se pueden convertir libremente o pueden ser cambiadas a otras divisas de forma general.

 

Divisas no convertibles: son las divisas que no se pueden cambiar libremente o no pueden ser cambiadas por otras divisas. Estas divisas, solo se pueden utilizar como medio de pago dentro de su país. Son frecuentes en países donde la moneda está devaluada o tienen un sistema monetario rígido.

 

Hay 165 monedas diferente en el mundo, y sólo 11 son divisas convertibles: el euro, el dólar canadiense, el dólar de EEUU, la corona danesa, la corona noruega, la corona sueca, el franco suizo, la libra esterlina, el yen japonés, el dólar australiano, y el dólar neozelandés.