Empresa ‘unicornio’: el triunfo de una idea de negocio

¿Ha oído hablar de los ‘unicornios’, relacionados con el mundo de los negocios? El nombre que se da a este animal mitológico, con cuerpo de caballo, barba de chivo o patas de antílope, y un cuerno sobre la frente, es asociado en el mundo del emprendimiento a aquellas empresas privadas que tienen un valor de mercado superior a 1.000 millones de dólares.

Fue Aileen Lee, fundadora de Cowboy Ventures, la primera que utilizó el término para referirse a este tipo de empresas. Era el año 2013, y desde entonces se ha popularizado y ya son varias las empresas o medios que elaboran listas sobre las empresas ‘unicornio’ de todo el mundo.

En una de estas listas, realizada por la consultora CBInsights, se refería a finales de mayo a casi 200 empresas ‘unicornio’, con un valor conjunto de casi 700.000 millones de dólares. Entre las cinco primeras, encontramos las marcas Uber, Didi Chuxing, Xiaomi, Airbnb y Palantir Technologies.

Estados Unidos es el principal lugar de origen de las empresas ‘unicornio’, ya que más de la mitad tienen su sede en este país. Le sigue China, con el 23% de las empresas localizadas allí, India (4%), Alemania (2%) y Corea del Sur (2%).

Estas ‘startups’, por regla general, responden a la iniciativa de empresarios brillantes, jóvenes por debajo de los 35 años que han comenzado prácticamente desde cero y han desarrollado su plan de negocio hasta llegar a convertirse en casos de éxito. La mayoría se dedican al sector de la tecnología, o se apoyan en los últimos avances en este campo para expandir su empresa y llevar sus productos a clientes de todo el mundo.

En este sentido, cabe destacar que su nacimiento coincide con el auge de las redes sociales, canal que muchas de ellas han aprovechado para lograr un rápido crecimiento. También es una de las características diferenciadoras el carácter B2C (Business-to-Consumer), es decir, la relación y acceso directo al cliente. Para los inversores que han apostado por estas iniciativas, la generación de valor ha sido uno de los puntos fuertes.

Sin embargo, queda por comprobar si esta apuesta por el valor en rondas de inversión se ve consolidada en el futuro por los mercados, con una cotización que responda además a parámetros como beneficios y rentabilidad. Es el reto pendiente.