La factura energética será más cara en enero por las subidas de electricidad y gas

Cuando llega el fin de año y el inicio de un nuevo ejercicio se suelen producir revisiones, casi siempre al alza, de los precios de los principales servicios de energía. Para enero se prevén subidas de la luz y del gas natural.

Los costes a los que tienen que hacer frente las compañías suministradoras han experimentado aumentos que se verán repercutidos en las respectivas facturas para los consumidores. Tanto el encarecimiento del petróleo, materia prima del gas, como la climatología, que ha perjudicado la generación de energía eléctrica por parte de fuentes renovables, ocasionarán que los incrementos sean notables en el comienzo del año.

Se prevé que el gas aumente más de un seis por ciento en la próxima revisión trimestral, mientras que la electricidad, que solo en diciembre ya se ha encarecido casi un 5 por ciento, apunta a nuevas subidas en enero.

Por tanto, a pesar del intento del Gobierno de contener las subidas con congelación de la parte regulada de las facturas, las condiciones llevan a que la factura de la energía en los hogares sea más elevada, y sin perspectivas próximas de cambio de tendencia.

Por un lado, los países productores de petróleo han acordado reducir su oferta (cuya consecuencia es el aumento del precio), mientras que la climatología, a pesar de alguna borrasca aislada, continúa con pocas lluvias que favorezcan la recuperación de los pantanos y la mayor producción de energía hidroeléctrica, más barata. Además, la producción de electricidad con fuentes térmicas (carbón, gas) también se encarece precisamente por el aumento del precio de la materia prima.

En definitiva, un nuevo comienzo de año con subidas de los principales servicios de suministro.