La inteligencia artificial, una tecnología muy presente

Cuando hablamos de inteligencia artificial nos vienen de inmediato a la cabeza imágenes de máquinas complejas o robots con los que podríamos interactuar en un futuro. Pero este concepto y su aplicación en dispositivos está en la actualidad mucho más próximo de lo que nos imaginamos.

La inteligencia artificial (AI por sus siglas en inglés) podría ser definida como la parte de las ciencias de la computación que consigue que, a través de una complicada programación, las máquinas puedan ‘imitar’ funciones propias de la inteligencia humana, como entender y reconocer, comunicarse, aprender y… razonar.

Asociado a este concepto está el de ‘machine learning’, es decir, lo que una máquina puede aprender de sus usuarios para, en futuras acciones y utilizando los conocimientos adquiridos, pueda ofrecernos un servicio o solución a alguna consulta acorde a nuestros gustos. Lo vemos constantemente en los dispositivos que cuentan con asistentes virtuales de voz o en servicios de comercio electrónico que, precisamente, nos ofrecen aquello por lo que podríamos estar interesados.

Vamos a repasar algunas de las aplicaciones de la inteligencia artificial que ya están entre nosotros. En el párrafo anterior ya mencionábamos cómo hay apps y webs que se anticipan y nos ofrecen productos y servicios acordes a nuestras preferencias. La publicidad de Google es un buen ejemplo de ello, así como las recomendaciones de Amazon, Netflix, Spotify o cualquier otra plataforma similar de ventas o contenidos.

En el campo de la movilidad son ya muchas las investigaciones y prácticas de vehículos autónomos, pero la inteligencia artificial está presente en muchos otros dispositivos que incorporan los vehículos para mejorar su rendimiento, la seguridad o que ofrecen ayuda para circular con más fluidez en función del tráfico.

En materia de seguridad, hay proveedores de servicios de correo electrónico o redes sociales que avisan cuando detectan algún uso no habitual, por ejemplo, la apertura de una sesión en una ubicación desconocida hasta ese momento o desde un ordenador o dispositivo que no es el más frecuente. De igual forma, sistemas automáticos dan aviso en servicios bancarios cuando se produce alguna sospecha de anomalía.

Educación, salud o consumo son otros campos abonados para el desarrollo de aplicaciones que utilizan la inteligencia artificial, una tecnología que no es solo futuro… sino totalmente presente.