La revolución digital llega al sector inmobiliario: Proptech, nuevas soluciones tecnológicas

Las nuevas tecnologías están suponiendo una gran revolución para todos los sectores. Cada uno de ellos intenta aprovechar todas las ventajas que ofrece la transformación digital para impulsar los negocios tanto en los procesos de producción como en las ventas, gestión y administración de las empresas.

El sector inmobiliario no está ajeno a esta revolución, y ya se está popularizando un nuevo término, Proptech, bajo el que se engloban todas aquellas soluciones tecnológicas de valor para el negocio inmobiliario: realidad virtual, internet de las cosas, big data o blockchain.

No hay que olvidar otros avances que afectan al diseño y construcción de edificios, materiales, elementos de decoración y equipamiento de instalaciones (electricidad, climatización, domótica y control, comunicaciones, fontanería y saneamiento), y todos ellos enfocados a un objetivo primordial de búsqueda de la eficiencia energética y sostenibilidad.

Centrándonos en lo que se conoce como Proptech, vamos a enumerar en este post alguna de las principales herramientas tecnológicas que están sirviendo para transformar el sector inmobiliario.

Tecnología 3D: para la labor comercial –ventas y  alquileres-, esta tecnología cambia radicalmente la forma de realizar las operaciones de compra y venta. Los planos y maquetas de las tradicionales casetas de ventas dejan paso a una mejor y más real visualización de los inmuebles. También en la fase de construcción podemos contemplar la tecnología 3D. De momento, ya hay experimentos de construcción completa de una casa con impresoras de esta tecnología.

Realidad virtual: es un paso más de la tecnología 3D, ya que lleva a ‘vivir’ de primera mano la experiencia de la nueva casa. Realizar una visita virtual, recorrer las diferentes estancias, modificar la decoración… todo ello está al alcance de un potencial comprador con unas gafas y sin necesidad de desplazarse físicamente. Además de la actividad comercial para compra y venta de inmuebles, la tecnología se usa también para reformas y decoración.

Plataformas: Internet es un mercado global, y como tal cualquier empresa inmobiliaria puede posicionar su oferta de inmuebles y recibir clientela de cualquier parte del mundo. El trato empresa-cliente puede ser mucho más directo, sin intermediarios como las tradicionales agencias, por lo que las condiciones económicas también se ven mejoradas. Este tipo de plataformas también puede funcionar a través de las redes sociales, favoreciendo aún más la comunicación bidireccional.

Big data y software de gestión: aplicar el conocimiento de los potenciales clientes que puede ofrecer el big data y la optimización de la gestión de la empresa inmobiliaria con aplicaciones informáticas adecuadas son bazas que aseguran el éxito.

Drones para fotografía y vídeo: para las empresas inmobiliarias, presentar de forma atractiva sus productos es un argumento comercial de primera mano. La imagen constituye uno de los factores de mayor impacto, y para lograr una atractiva y diferente propuesta se puede recurrir al uso de drones para fotografías o vídeo, especialmente en aquellos inmuebles en los que el entorno tenga una importancia especial (vivienda individual o colectiva con jardines, piscinas o zonas deportivas).