La sequía, una de las causas del incremento de la factura eléctrica

En los últimos días hemos podido leer informaciones relativas al incremento de los precios de la electricidad, que afectaría a los clientes acogidos a la tarifa regulada. La falta de lluvias estaría detrás, como una de las principales causas, de estas subidas.

La tarifa regulada, también denominada como Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) cambia por horas y días, según sea la relación entre oferta y demanda entre productores y consumidores. La medida se realiza con contadores inteligentes, que discriminan el consumo según la hora y el precio que tenga en ese momento.

La tarifa regulada se diferencia de la tarifa del mercado libre en que en ésta se fija en contrato, por lo que no hay sorpresas ni oscilaciones en función del coste de producción de la electricidad. Ambos sistemas se reparten el mercado, aproximadamente, al cincuenta por ciento.

Son precisamente los consumidores que pagan con tarifa regulada los que más pueden sufrir las consecuencias de la sequía y de la falta de viento.  La CNMC cifra ese posible incremento de la factura en el 7%.

Estas ‘adversidades’ meteorológicas, las que estamos sufriendo actualmente y que ya en otras ocasiones han tenido también influencia negativa, juegan en contra de la producción de energía eléctrica con fuentes renovables, como las hidráulicas o las eólicas. Son las que menos costes de producción tienen y las que, ante la demanda diaria, entran en primer lugar a abastecer el mercado.

La reducción de la producción con renovables (se estima que la hidráulica aporta la mitad que hace un año) obliga a recurrir a otras fuentes más caras, como las centrales térmicas (carbón o ciclos combinados) o la nuclear.

De momento, es posible que los incrementos de la factura no se noten demasiado, ya que el efecto de la climatología tiene su lado positivo en que obliga a un menor gasto de energía para calefacción. Pero si continúa la sequía cuando se instale definitivamente el invierno, podemos prepararnos para un notable incremento de la factura. Será el momento de incidir aún más en medidas de ahorro.