Los sistemas de ahorro privado serán necesarios en un futuro para complementar las pensiones, según un informe de KPMG

La empresa consultora KPMG ha elaborado un informe sobre la situación de las pensiones en España, y una de sus principales conclusiones, tras una encuesta entre empresas españolas, es que será necesario recurrir al ahorro privado para complementar las prestaciones públicas.

Ante el aumento de la desconfianza y las dudas sobre la viabilidad del sistema público de pensiones, la respuesta de las empresas ha sido masiva a favor de recomendar los sistemas de ahorro privado para poder tener un nivel de ingresos digno. Así lo ha hecho un 97% de las casi 300 empresas, de diferentes sectores, consultadas para la elaboración de este informe.

Una amplia mayoría (71%) también considera que el Estado debe ser el principal responsable de planificar la jubilación, aunque no el único ya que también se incluye como copartícipes necesarios a los individuos y a las empresas, con sus planes de previsión colectivos. De las empresas consultadas, solo un 22% cuenta con un sistema de previsión para los empleados.

La planificación de la jubilación es, para los departamentos de Recursos Humanos de las compañías, una de las preocupaciones crecientes. Según el informe, una inmensa mayoría de las empresas la ve más necesaria que hace diez años, y un 25% la incluyen en su agenda de Recursos Humanos para 2018.

En dicho informe, se subraya la importancia de la información para los empleados de todos los aspectos relativos a su futura jubilación, para que, con esos datos, puedan adoptar las medidas necesarias para garantizarse unas prestaciones más dignas.

En cuanto a medidas concretas, en el informe se pone de manifiesto la necesidad de modificar el marco general de la previsión social, dada la evolución demográfica con un claro envejecimiento de la población. Aumento de la esperanza de vida, descenso de la natalidad y alto índice de desempleo son los tres factores que influyen en la modificación del ratio de trabajadores por pensionista.

Por tanto, el llamado Pilar I, el sistema público de pensiones, debe ser reforzado por los otros pilares (previsión empresarial y ahorro privado individual). La recomendación del informe, de cara a los sistemas de previsión empresarial, es que se pueda establecer una retribución flexible con “sacrificio salarial”, para que el ahorro pueda destinarse a financiar la jubilación, y que también se optimice la base por la que las empresas cotizan gracias al convenio especial con la Seguridad Social.