El pago en efectivo se limitará a 1.000 euros desde enero, ¿una buena medida?

El Gobierno aprobó el pasado viernes en el Consejo de Ministros una serie de medidas para reducir el fraude fiscal y, entre ellas, destaca un decreto ley que apuesta por la limitación del pago en efectivo a 1.000 euros a partir del 1 de enero de 2017, en lugar de los 2.500 euros actuales.

El principal objetivo de esta medida pasa por incrementar la recaudación de la Agencia Tributaria a raíz de la lucha contra la economía sumergida y el fraude. En este sentido, los autónomos aplauden la medida ya que según indican desde la federación de autónomos ATA, todas las medidas que busquen combatir el fraude fiscal son buenas y, además, ayudará a combatir la competencia desleal.

Hay que recordar que desde 2012, las empresas que pagan en efectivo una factura de más de 2.500 euros pueden llegar a enfrentarse a una sanción del 25% de la cantidad pagada, y con este nuevo ajuste, al que se suman el resto de medidas, se espera recaudar en torno a 8.000 millones de euros para cumplir con el objetivo de déficit de 2017, situado en el 3,1%.

Control de IVA en tiempo real

Pero esta reducción del pago de las facturas en metálico no fue la única aprobada el viernes, sino que también se aprobó un plan para controlar el Impuesto de Valor Añadido (IVA) en tiempo real, una medida que se convertirá en obligatoria para más de 62.000 contribuyentes.

Para ello, se implantará el año que viene el Suministro Inmediato de Informpago en metaación (SII) que realizará un envío electrónico instantáneo de todas las operaciones que deben aparecer en los libros de registro del impuesto que poseen las empresas.

Una vez que entre en vigor este plan, las empresas deberán enviar en un máximo de cuatro días todas las facturas y tiques expedidos y recibidos de sus operaciones y que deben anotarse en sus libros, con el importe de la operación, el tipo de factura, el objeto, la identificación fiscal y el destinatario.

Así, la Agencia Tributaria se encargará de realizar un cruce con toda la información para conseguir reducir el fraude fiscal y la economía sumergida, sobre todo a través del IVA, donde se suele encontrar una gran cantidad de facturas falsificadas.