Una buena gestión particular de residuos, clave para reducir la huella sobre el medio ambiente

Abordamos el segundo post temático del mes sobre sostenibilidad. Queremos tratar hoy la gestión de residuos a nivel particular, con el objetivo de facilitar algunas claves para que cada uno pueda contribuir, con su pequeña aportación, para que la huella sobre el medio ambiente sea lo menos profunda posible.

Con gestión de residuos no queremos referirnos únicamente a lo que corrientemente llamamos ‘basura’, sino a un concepto más amplio que incluiría el uso responsable de la energía y de los transportes, así como del agua, papel y, en general, todas aquellas acciones que conlleven algún tipo de efecto sobre el medio ambiente (emisiones, ruidos o residuos sólidos, …).

Sólo en residuos sólidos, la última estadística elaborada por el INE (2014) recogía una cifra promedio de la generación de basura en España, que ascendía a casi 460 kilos por habitante y año.

Les proponemos a continuación una serie de acciones que podemos desarrollar de forma individual para la reducción del impacto sobre el medio.

  • En sus desplazamientos, intente elegir medios de transporte con menor emisiones de CO2, o el transporte público priorizando entre estos los menos contaminantes.
  • Si utiliza el vehículo, intente conseguir una conducción eficiente.
  • Compre artículos que tengan mayor durabilidad, e intente prolongar, con reparaciones, su vida útil.
  • Intente comprar al por mayor, para reducir la cantidad de residuos procedentes de embalajes o los propios envases. De igual forma, intentar evitar los que tengan doble empaquetado. En cuanto a los envases, escoger los que sean reciclables y hacer la selección, en función de sus materiales, para llevarlos a sus respectivos contenedores.
  • Evitar utilizar menaje de un solo uso (papel o plástico), y aprovechar las posibilidades de reutilización de otros materiales.
  • Utilizar el mínimo papel imprescindible (mejor si es reciclado), tanto en el uso particular como si tiene un negocio o empresa. Imprimir solo la documentación que sea estrictamente necesaria.
  • A la hora de hacer la compra, evite las bolsas de plástico. Reutilice bolsas y, si son de tela, mejor.
  • ¡Cuidado con las pilas (altamente contaminantes)! Intente usar las recargables, y el resto de pilas o baterías, llévelas cuando estén gastadas a lugares específicos de recogida. El consejo es extensivo para recambios de coches o aceites.
  • En muchos municipios existen ya los llamados ‘puntos limpios’, en los que se recogen todo tipo de residuos de forma ordenada para su posterior tratamiento. Utilícelos siempre que pueda.